miércoles, 5 de noviembre de 2014

DAVID




 EL REY Saúl vivía en un lindo palacio y el Espíritu Santo vivía en su corazón, sin embargo, por causa de su desobediencia el Espíritu de Dios se apartó de él y Saúl se convirtió en un hombre muy malo.
Los empleados de Saúl sabían que el Espíritu de Dios se había apartado de Él, y que un espíritu malo  lo perturbaba. Entonces ellos le dijeron a Saúl: Déjanos buscar a alguien que sepa tocar el arpa, cuando usted se esté sintiendo mal, él le tocara el arpa y usted y se sentirá bien. Y Saúl pensó que esa era una muy buena idea, y mando a que sus empleados buscaran una persona. ¿Saben lo que paso? Uno de los empleados de Saúl se acordó de David, pues él tocaba bellísimas melodías con su arpa mientras las ovejas comían. David además de ser fuerte, valiente y con temor a Dios, además sabia tocar el arpa, lo mejor de todo es que Dios estaba con David, y seguramente con sus melodías expulsaría todo mal de Saúl,
Saúl envió un mensajero a Isaí, padre de David, pidiéndole que enviara a David, David fue al palacio, y el rey al verlo le agrado mucho, pues era un joven alegre, bondadoso y muy valiente. Todas las veces que el rey estaba alterado o triste, David tocaba con su arpa con todo su amor y cariño, y el rey se sentía bien. Las melodías que tocaba David lo tranquilizaban. ¿Saben porque niños? Porque David tenia la presencia de Dios y por eso el podía bendecir a Saúl.









No hay comentarios:

Publicar un comentario